English

(Andie) Dejenme explicarles algo...


(Andie) No, no me gusta la leche.

Le llevó 6 largos meses a mi marido, entonces novio, lograr que yo tragara. Todo empezó cuando nos conocimos. La quimica en la cama era perfecta pero había una barrera: la leche. Se la podia chupar freneticamente y jugar como una verdadera pornstar pero todo terminaba cuando él me avisaba que estaba por acabar. Entonces, sencillamente, me acababa en la panza o en las tetas porque la queria lejos de mi boca.

Tampoco sabia chuparla, a decir verdad. Él me fue enseñando qué le gustaba o cómo prefería que se la agarre. Es un buen profe y yo, una buena alumna; obediente.

De todas formas, él hizo algo que casi ningún hombre hace en la cama con su pareja: se tomó el tiempo. Tiempo de enseñarme cuan importante era para él que yo tragara, cuanto le gustaba verme chupandosela, lo linda que me veia haciendolo y, obviamente, lo mucho que lo calentaba.

Yo entendia todo pero no podia ni olerla. A pesar de eso, de a poco lo fui intentando. Primero, dejaba que me acabara en la boca y corria al baño a escupir. Después, a medida que iban pasando los dias, aprendi a tenerla en la boca "un ratito más" que el día anterior. Ya no salia corriendo inmediatamente a escupir. Ibamos por buen camino. Pero faltaba el último paso, el más importante.

Un dia, salimos a cenar. Llevabamos 6 meses de novios, más o menos. Volvimos a casa, se la chupé, me acabo en la boca y la retuve como hasta la vez anterior. Pero ese día fue diferente. Lo abracé y acerque mi mejilla a su oreja. Y, glup! Tragué por primera vez. Él dice que fue la picada de mariscos pero, no. Fueron su paciencia y sus ganas de enseñarme lo bien que lo hacia sentir que se lo haga. Ese día fue el inicio.

Aca voy a hacer un parentesis. Porque ya veo venir la critica tipica del "ay, no sirve si no lo sentis, si no lo haces porque vos queres". Momento, no se adelanten. Ya voy a llegar a ese punto.

De ahi en más, empezamos a expandir las superficies sobre las que me podia enlechar. De a poco, mi cara fue recibiendo más atención aunque ahi tenia otro problema: usaba lentes de contacto en esa época y me aterraba que me entrara en los ojos. Cosa que claramente pasó y no me gustó nada. La leche arde en los ojos. Pero bueno, formaba parte del juego.

A medida que fueron pasando las chupadas y los lechazos, fui aprendiendo a convivir con el hecho de que a mi marido le gustaba enlecharme, le gustaba verme enlechada y le gustaba que yo tragara. Una cosa importante que logre hacer para nosotros fue mostrarle como podía jugar con su leche en mi boca por un buen rato. Eso le encanta! Claro, a mi, no se me terminan los problmas. Aca hay otro: detesto el sabor de la leche, me parece horrible, huele a lavandina y segun el día (por varios factores) el gusto va de muy salado a muy amargo. Y no hablemos de la textura! Que puede ser cremosa pero al mismo tiempo, otro dia, ser grumosa y pegajosa. Puaj! Nadie que esté cuerdo puede decir "a mi me gusta el sabor de la leche"; no me mientan.

Ahora, hay un comentario que recibimos siempre en los videos que hacemos que es "se nota como le gusta la leche". Bueno, no. La detesto! No me gusta, no me gustó ni me gustará. Y aca vuelvo con el paréntesis que dejé más arriba. En los 8 años que llevamos juntos, mi marido me enseño lo bien que puedo verme chupando su pija, me mostró lo bien que me veo enlechada, me hizo entender cuánto le gusta a él todo lo que yo hago y, fundamentalmente, me enseño a disfrutarlo. Por eso, ante el comentario "se nota que te gusta la leche" mi respuesta es un rotundo y categórico "No"; a mi no me gusta la leche, me repugna, pero eso no quiere decir que no haya aprendido a disfrutarla en compañia de mi marido, que no haya aprendido a disfrutarla sabiendo lo que le provoco viendome asi, que no haya aprendido a bloquear el gusto, el olor, la textura, todo lo que me da asco de la leche, para compartir con él un momento que es íntegramente nuestro.

Asi que, lo que ven en los videos y en las fotos no es mas que una mujer disfrutando de su sexualidad en compañia de su marido y una mujer que entiende que ser la más puta para él puede más que el sabor, la textura o el olor de la leche.

Asi que recuerden, no, no me gusta la leche.

Comentarios

  1. Sí, ¡todos deberíamos ver esto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! La verdad ayudaria a que muchos entiendan que es lo que pasa en nuestros videos, no es sencillamente una mina a la que le encanta la leche, sino que hay bastante mas en el medio!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

CHUPADA DESPUES DE UNA FIESTA + FACIAL - EN HD!